26 C
Buenos Aires
miércoles, 07 diciembre 2022

“Frente a la incertidumbre por los rumores de derechos de exportación, vender podría ser una mala decisión”

Semana a semana, el profesor del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, Dante Romano elabora un informe detallado de cada uno de los sectores Soja, Maíz y Trigo -a nivel nacional e internacional-.

- Advertisement -

En la última edición, Romano suma una columna con un análisis de la situación actual de nuestro país con respecto a los rumores de aumento en derechos de exportación continúan preocupando a los productores, que compartimos a continuación:

Mientras el presidente valida derechos de exportación como medio de desacoplar precios internos y externos, el Ministerio de Agricultura lo niega. Frente a esta incertidumbre, vender puede ser una mala decisión ya que el aumento impositivo podría licuarse en un contexto alcista de granos.

Sin embargo, algunas reflexiones:

Los precios de los bienes de consumo se determinan por el poder de compra de los consumidores y la intención de los oferentes (en este caso panaderos) de vender lo más alto posible. En este sentido, el precio del trigo -que es un costo indirecto- no es causa de los precios del pan, sino en todo caso efecto.
Según FADA, el peso del trigo en el pan es del 13%. Si bien es cierto que el trigo subió 112% en el año, el impacto en el trigo debería ser de 15%. De acuerdo a la apertura del INDEC, el pan subió 70%. Evidentemente hay algo más.
Por otro lado, si aumentara 10% el derecho de exportación del trigo, el pan debería bajar 1,3%. De 350 $/kg debería bajar por única vez 5 pesos.
En años anteriores tuvimos retenciones más altas para el trigo y el maíz, no había guerra en Ucrania, pero los precios de los alimentos igualmente subían.
Teniendo todo esto en cuenta, si se pone en foco la suba de qué costo está por detrás del aumento del trigo, sólo se van a generar resquemores en la cadena mientras que el precio seguirá subiendo.

Algunos economistas piensan que un aumento en derechos de exportación hará que caiga el área de trigo. Puede ocurrir, pero el consumo local para todos los fines es de 6 mill.tt. y producimos 20. Es casi imposible que nos quedemos sin trigo para el consumo interno. En todo caso sufrirá el mundo por tener Argentina menor saldo exportable.

Los campos que no se siembren con trigo, se sembrarán con otra cosa porque tener los campos sin sembrar no es viable.

¿ENTONCES QUÉ PASA?

Hay otros componentes del precio del trigo que también subieron, menos que el trigo, pero tienen mayor ponderación, como la energía (fletes y costos operativos), el costo laboral, impuestos, etc.

Al tener el consumidor más “dinero” en el bolsillo por la emisión monetaria, aumenta la demanda y los precios (no sólo del pan) suben.

¿ENTONCES QUÉ SE PROPONE?

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires propuso subsidios directos al trigo enfocados en personas bajo la línea de pobreza.

En un trabajo del Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral destacamos justamente esta cuestión: que la experiencia internacional enseña que es importante subsidiar a la demanda y no a toda, sino a quien lo necesita, en lugar de actuar sobre la oferta.

Mientras no se resuelvan los problemas macroeconómicos causantes del aumento de precios de todos los bienes, entre ellos el trigo, este tipo de discusiones o medidas sólo generan la ilusión de que se está haciendo algo, pero en definitiva no funciona.

Por su parte, los productores están deseosos de sembrar cultivos de invierno (trigo, cebada, colza) pero tienen dos problemas: por un lado, la humedad del suelo disminuyó mucho tras un período prolongado sin lluvias y, por el otro, en el momento que esto se define se habla de aumento en derechos de exportación.

- Advertisement -

NEWSLETTER

Estuchá las últimas entrevistas de Palabra de Campo

ULTIMAS NOTICIAS

spot_img

ARTÍCULOS RELACIONADOS