13.3 C
Buenos Aires
lunes, 14 junio 2021
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Leonardo Rafael: “¿Estamos listos para el troceo?”

El titular de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores aseguró que "hay que revisar la letra chica”.

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Las negociaciones entre Gobierno y frigoríficos exportadores para cerrar un nuevo acuerdo de Precios Populares impactaron en la cadena de ganados y carnes. A través de publicaciones en el Boletín Oficial, las autoridades establecieron nuevas reglas de juego para el acceso a la exportación y la manipulación de la media res, que a partir de enero del próximo año cambiará al sistema de troceo.

Esta normativa detalla la obligación de trozar la media res en partes que no superen los 32 kilos, en lo que constituye el primer paso para luego avanzar hacia la comercialización de cortes específicos. Este límite de peso implica separar a la media res en cuatro partes y es una medida con diferentes aristas para analizar.

Es una realidad que esta decisión de ir hacia el troceo nos corre de nuestra zona de confort, pero el negocio del consumo interno deberá comenzar a adecuarse a esta nueva realidad. Cuando empiece a implementarse, creemos que habrá un incremento en
los costos, tanto por logística, como el transporte y los insumos.

Con estas medidas, y según nuestros cálculos, la carne en los mostradores tendrá un aumento del 15%. Esto es contradictorio, porque entendemos que la idea es bajar los costos de nuestra actividad.

Un punto que no podemos pasar por alto es que el frío es caro y necesitaremos más espacio para llevar a cabo el troceo. Como matarifes, podemos adaptarnos a esta normativa, siempre y cuando las fábricas lo hagan.

Está claro que esta normativa en algún momento entrará en plena vigencia y toda la cadena de ganados y carnes tendrá que acompañar. Pero será muy difícil si no se supervisan los frigoríficos, para ver qué necesitan y cuál es la inversión para poner en marcha el troceo. Esta implementación del troceo debe tener un alcance nacional, para que no se produzcan ninguna clase de distorsión en la cadena cuando se ponga en práctica.

MAYO 2021

En otro orden, el Gobierno nacional busca controlar el precio de la carne vacuna y apunta a llegar a la mesa de los argentinos a través de diferentes estrategias, como el acuerdo de Precios Populares, que finalmente se aprobó con precios similares y la incorporación de un nuevo corte, como la paleta.

Celebramos cualquier medida que permita a los argentinos acceder a carne a precios más baratos, pero entendemos que con esta decisión se sigue transitando el camino equivocado. Mientras el Gobierno escucha la campana de los exportadores, se pierde de vista el objetivo fundamental, que es llegar a la población con más necesidades. La medida solo estará disponible en los hipermercados, donde ninguna persona con bajos recursos
puede acceder.

Nuestro eslabón está listo para proveer a los mercados externos, hemos realizado inversiones y cumplimos al pie de la letra con los requisitos sanitarios para llegar a todo el mundo con el fruto de nuestro trabajo. Pero vemos con preocupación como siempre se
cierran las puertas, tanto desde el Estado como el sector privado.

El acceso a destinos externos nos permitiría generar un excedente que podemos volcar al ámbito doméstico, a precios ventajosos para los consumidores y con un factor clave: podrán comprar en la carnicería de su barrio.

En paralelo, también se conoció el regreso de las denominadas “Carnicerías Móviles”, que estarán presentes en Capital Federal, conurbano bonaerense, Rosario y algunas ciudades bonaerenses. Esta modalidad, que además empieza a tener una fuerte presencia en la provincia de Santa Fe, nos genera –en partes iguales- dudas y preocupaciones. Estos vehículos, ¿cuentan con habilitación sanitaria?, ¿cumplen con los requisitos sanitarios
básicos para asegurar la salud de los consumidores?

El segundo interrogante que se nos presenta es el origen de esta mercadería, habida cuenta que no es provista por el eslabón de matarifes y consumo interno. En nuestro trabajo diario, los matarifes estamos en regla y pagamos impuestos, para llegar a las carnicerías de todo el país con materia prima de primera calidad, que genera trabajo a lo largo de toda la cadena. Ahora bien, los manteros de la carne, ¿tienen sus impuestos al día?

spot_img
spot_img

ARTÍCULOS RELACIONADOS

spot_img
spot_img
spot_img