19.4 C
Buenos Aires
miércoles, 14 abril 2021

Sigue la búsqueda del trabajador rural desaparecido en San Luis: “No hay ningún rastro de mi hermano”

Se trata de Alejandro Ochoa, quien el sábado a las 19.30 fue llevado por la fuerza de su domicilio, según el relato de un testigo.

Continúa la búsqueda de un trabajador rural de 35 años que, según un testigo, fue atacado a golpes y capturado por dos encapuchados que se lo llevaron en una camioneta de su casa en Cortaderas, San Luis.

Se trata de Alejandro Ochoa, quien el sábado a las 19.30 fue llevado por la fuerza de su domicilio, según el relato de un testigo y allegado al hombre desaparecido.

- Advertisement -

El oficial inspector Lucas Chacón, a cargo de Relaciones Policiales de la Policía de San Luis, informó a Télam que se desarrollan exhaustivos rastrillajes en busca de Ochoa y que al menos 140 efectivos de la fuerza, entre ellos de las divisiones Canes, Científica y Bomberos, trabajan en la búsqueda.

El vocero agregó que se realizó una inspección ocular en el lugar donde el hombre vivía, en la calle vecinal Pituca, de la zona rural de Cortaderas, a 190 kilómetros de la capital provincial, donde se secuestraron elementos de interés para la pesquisa.

En la causa interviene el Juzgado Penal, Correccional y Contravencional de la Tercera Circunscripción Judicial, a cargo de Patricia Besso.

Denuncia y desesperación

El sábado pasado cuando la hermana de Alejandro Ochoa denunció que un conocido vio cómo su hermano era golpeado por dos encapuchados y subido por la fuerza a una camioneta, en la que se lo llevaron.

Al conocerse el hecho, vecinos de Cortaderas se autoconvocaron y realizaron ayer un corte sobre la ruta 1 para pedir por la aparición del trabajador rural, quien procesa productos de huerta para vender y también es ayudante del albañil.

Su hermana, Ivana Ochoa, dijo que la familia desconoce las razones por las que se lo llevaron, ya que se trata de “un hombre humilde”.

“Lo único que te puedo decir es que no hay ningún rastro de mi hermano; no lo encontramos y no hay ninguna pista”, contó este martes Ivana al diario local El Chorrillero.

SourceLos Andes

ARTÍCULOS RELACIONADOS