19.4 C
Buenos Aires
sábado, 31 octubre 2020

Alberto Fernández participó de la cumbre del Mercosur

Los jefes de estado mantuvieron una reunión virtual para analizar las problemáticas de la región.

La necesidad de contar con una estrategia común de combate a la pandemia de Covid-19 y un contrapunto, aunque sin estridencias, sobre los tiempos que demandará la apertura comercial del bloque regional respecto a la Unión Europea, fueron los temas sobresalientes de la 56ta Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur que finalizó este mediodía.

El Presidente Alberto Fernández participó en forma virtual desde la Residencia de Olivos, mientras que la coordinación de la conferencia se llevó adelante desde Asunción, Paraguay, país que le cedió la “presidencia pro-témpore” del bloque a Uruguay.

En su intervención, Fernández convocó a la “unidad” de los países miembros del Mercosur para “encontrar soluciones al mayor desafío de la región que es la desigualdad social”, y planteó que el panorama social y económico internacional tras la pandemia por coronavirus brinda “una posibilidad de construir un mundo nuevo más justo”.

Alberto Fernandez en la reunión del Mercosur (Foto: ESTEBAN COLLAZO / Presidencia / AFP)

Alberto Fernandez en la reunión del Mercosur (Foto: ESTEBAN COLLAZO / Presidencia / AFP)

El mandatario argentino siguió la sesión junto al Secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y al canciller Felipe Solá, quien ayer intervino en un encuentro (también virtual) de ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur, como parte de las actividades de la cumbre.

En el texto surgido de la cumbre, se reafirmó el “compromiso con una coordinación eficiente y permanente para frenar el avance del coronavirus y mitigar sus consecuencias sanitarias, económicas y sociales”. La región está especialmente golpeada en Brasil, Perú y Chile.

“América Latina, por origen y por destino, está llamada a ser una región única y absolutamente integrada”, dijo Fernández en la videoconferencia coordinada por el anfitrión del encuentro, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

Jair Bolsonaro  (Foto: Marcos CORREA / AFP)

Jair Bolsonaro (Foto: Marcos CORREA / AFP)

Las miradas distintas entre Fernández y el presidente Jair Bolsonaro (quien tomó la palabra después del argentino) asomaron desde la Quinta de Olivos, aunque en un tono conciliador: “Las diferencias que puedan surgir, ideológicas, conceptuales o del tipo que quieran, pasan a un segundo plano a la hora de entender que son los pueblos los que se vinculan más allá de los gobiernos que ocasionalmente gobiernan nuestras repúblicas”, dijo Alberto Fernández. “Ninguno debe buscar su suerte individualmente”, agregó para marcar la necesidad de mantener unido el bloque regional.

Esta postura, la de la unidad, también quedó resaltada en otro tramo del discurso: “El mundo se ha dado vuelta. La economía integral la está padeciendo de un modo como nunca antes se había visto. Cuando uno ve la dimensión de la crisis y ve cómo reacciona el mundo más que nunca me convenzo que integremos una región única en la para enfrentar el desafío que se nos viene por delante”, afirmó.

“Ver cómo nos integramos al mundo globalizado como región, todos juntos, porque si cada país lo hace solo va a estar a atado a su suerte. Como bien dice el Papa Francisco, ‘aquí nadie se salva solo’”, insistió Fernández.

Bolsonaro, respecto a las negociaciones con la Unión Europea, pidió al resto de los mandatarios que instruyan a sus negociaciones a cerrar los acuerdos “con el firme propósito de dejarlos listos para la firma en este semestre”.

En el comunicado firmado por todos los mandatarios, un capítulo alude a las negociaciones con la UE. “El bloque espera poder suscribir los mencionados acuerdos en el siguiente semestre y de esa manera alcanzar un importante logro en materia de su relacionamiento externo”, pero a la vez se advierte que “el bloque trabaja en la adopción de un mecanismo para llevar a cabo las negociaciones en el contexto de las restricciones de la pandemia que permita continuar con el proceso negociador, atendiendo las necesidades específicas de los países”.

El texto de la cumbre también hace referencia a las negociaciones del bloque con la República de Corea, Canadá, Singapur, el Líbano, Israel, Vietnam e Indonesia y a “los avances con la Alianza del Pacífico” y al “inicio de negociaciones con países de América Central”.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, dijo que durante la presidencia pro-témpore que hoy asume su país, apostará a que el bloque sea “real y no de papel”, y que buscará terminar “con lo empezado”, refiriéndose a la firma del Acuerdo del MERCOSUR con la Unión Europea y con el EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio),.

De la cumbre también participaron, como representantes de los Estados Asociados al Mercosur, Sebastián Piñera por Chile, Iván Duque Márquez por Colombia, y Jeanine Añez, la presidenta del Estado Plurinacional de Bolivia, cargo que asumió tras el polémico desplazamiento de Evo Morales, quien sigue en la Argentina como refugiado político.

En señal de protesta por la participación de Añez en la cumbre, llevó a Alberto Fernández a apagar la videoconferencia cuando la controvertida presidenta de Bolivia tuvo su intervención.

Como invitados especiales participaron el representante de la Unión Europea, Josep Borrell (a quien Fernández calificó de “amigo”); el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno; y el titular de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Alejandro Domínguez.

Ayer, Felipe Solá habló de la agenda externa del Mercosur: el bloque regional “no se debe ni abrirse inocentemente ni cerrarse anacrónicamente”. También dijo que Argentina no se va “de ninguna mesa de negociación”, pero aclaró que “no queremos acelerar (las negociaciones). El ministro argentino admitió que en el Mercosur hay dos miradas muy distintas del Mercosur, y “las dos son legítimas y dignas de ser discutidas”.

La posición argentina respecto a una inmediata apertura comercial del bloque, también fue mencionada por el embajador argentino ante el Mercosur, Mariano Kestelboim. En declaraciones periodísticas, dijo que “abrirse rápidamente al comercio internacional sería temerario”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Juez Lorenzini autoriza contratos por U$S100 millones a Vicentin y rechaza frenar la venta de Friar

El juez civil y comercial que lleva adelante el concurso de acreedores de Vicentin, Fabián Lorenzini, homologó contratos de fasón de la agroexportadora, que le representarán ingresos de entre U$S80 y U$S100 millones anuales, al tiempo que también rechazó la pretensión de la AFIP y el Banco Nación de frenar la venta del frigorífico Friar.

El INYM aportará más de $16 millones para tareferos durante la intercosecha

Los fondos serán serán remitidos a los Gobiernos de Misiones y Corrientes para su posterior asignación a los cosecheros de yerba mate

Javier Rodríguez: “La mitad de los productores ganaderos no realiza testeos de enfermedades venéreas”

El ministro de Desarrollo Agrario bonaerense, aseguró que "la mitad de los productores (ganaderos) de la provincia no realiza pruebas de testeo" para la detección temprana de enfermedades venéreas en bovinos.