12.8 C
Buenos Aires
jueves, 19 mayo 2022

El Gobierno de Santa Fe acordó precios mayoristas para frutas y verduras con mercados de productores

Voceros oficiales informaron que el acuerdo se alcanzó a través de la Secretaría de Comercio Interior y Servicios, en el marco de una mesa de trabajo que se compone además del Mercado de Productores de Rosario, el Mercado de Concentración de Fisherton de Rosario, y el Mercado de Abastecedores de Santa Fe.

El Gobierno de Santa Fe acordó con los tres mercados de productores del distrito un nuevo esquema de precios de referencia para los 10 productos de frutas y verduras que más se comercializan en esta época del año, entre ellos la papa, la cebolla, la calabaza y la manzana.

Un entendimiento similar se había alcanzado en mayo pasado a fin de referenciar a verdulerías y comercializadores, como también a los consumidores, en relación con los productos de consumo masivo que hacen a la dieta familiar diaria.

En el rubro verduras, la papa común (bolsa de entre 18 y 20 kilos) tiene un precio mínimo de 600 y un máximo de 700 pesos; cebolla (entre 18 y 20 kilos), de 260 a 400 pesos; calabaza (entre 13 y 16 kilos), de 250 a 350; batata (entre 12 y 15 kilos), de 400 a 500; y zanahoria común (entre 8 y 9 kilos), un mínimo de 180 y un máximo de 300.

En tanto, en el rubro frutas, la pera común (entre 15 y 18 kilos), de 900 a 1.300; manzana común (19 kilos), de 1.800 a 3.200; banana (20 kilos, proveniente de Bolivia o Paraguay), de 1.100 a 1.300; naranja (entre 15 y 18 kilos), de 600 a 800; y tomate (entre 16 y 17 kilos), un mínimo de 1.500 y un máximo de 2.800.

El secretario de Comercio Interior y Servicio, Juan Marcos Aviano, dijo que desde la administración provincial han venido “monitoreando la situación de este sector y poniendo especial énfasis en aquellos productos de más salida”.

PUEDE INTERESARTE  El trigo sigue con raid alcista en Chicago y en últimos días suma suba de US$70

“Los tres mercados vienen trabajando muy bien con esta gestión. Monitoreamos movimientos bruscos que se puedan generar, se informan, y actuamos en consecuencia. Cuando los elementos son factores que hacen a la producción, allí nos queda informar y prevenir al consumidor; cuando la cuestión es abastecimiento o prácticas que no corresponden, actuamos con el poder de policía que nos otorgan las leyes de comercialización”, añadió.

NEWSLETTER

Estuchá las últimas entrevistas de Palabra de Campo

ULTIMAS NOTICIAS

spot_img

ARTÍCULOS RELACIONADOS